El Área de la Pedrera comprende más de medio millón de metros cuadrados. A poco más de dos kilómetros de Bigastro contiene mas de 30.000 árboles.

Ruta Alquibla

Ruta Alquibla tiene como finalidad poner en valor los recursos culturales, medioambientales y la oferta de servicios del municipio de Bigastro, mostrando así al visitante y al vecino la riqueza de su historia, su gastronomía, su comercio y sus valores culturales a lo largo de sus 9 kilómetros de recorrido.
Además, se integra en “La Gran Ruta Costa Blanca Interior”, aportando así una mayor riqueza a la localidad de la comarca de la Vega Baja. Así como el trazado del ramal Sur del Camino de Santiago.
La ruta está dividida en tres áreas diferenciadas; la zona del monte en La Pedrera, el casco urbano y la zona de la huerta tradicional.

Más información http://bigastro.diputacionalicante.es/turismo/ruta-alquibla/

 

Zona del monte en La Pedrera.
Época: Prehistoria y Edad Antigua
Dificultad: Baja
Duración: 2,7km (40 min)
Descripción del área:

Podemos encontrar a lo largo de nuestro recorrido una gran variedad de flora, destacando el clavel silvestre, pino carrasco, tomillo, romero y espino negro; y fauna, que debido a la proximidad del pantano permite que la fauna de la zona sea de gran diversidad. Las aves tienen La Loma como territorio de caza. Entre ellas destacan varias parejas de milano y urracas, lechuzas, gavilanes, cogujadas y verdecillos. La culebra bastarda y el lagarto ocelado son los más significativos reptiles. El zorro y las liebres son los mamíferos más habituales.
La Loma de Bigastro y los cerros se componen casi en su totalidad de arenisca, un tipo de roca sedimentaria como resultado de los depósitos de arenas marinas consolidadas en el periodo Cuaternario (hace aproximadamente 2500 millones de años) y compuesta principalmente por pequeños granos de arena, siendo especialmente buena para la construcción, construyendo así una cantera, o como lo llamaban antiguamente, una pedrera.

 

Zona del casco urbano.
Época: Edad Media y Edad Moderna
Dificultad: Baja
Duración: 2 x 1,4km (35 min)
Descripción del área:
Durante nuestro recorrido por el casco urbano podemos encontrar dos áreas

diferenciadas; la zona comercial, concretamente en la calle de La Purísima, pulmón de la actividad comercial de la localidad, con el trazado del ramal Sur del Camino de Santiago.
Históricamente, Bigastro ha sido lugar de paso de viajeros, pues la creación del municipio en el siglo XVIII como señorío del Cabildo de la Catedral de Orihuela, tiene su fundamento en ser éstas tierras de paso entre la ciudad de Orihuela y el pueblo pesquero de Torrevieja.
Y el ocio gastronómico, donde podemos encontrar una gran variedad de bares y restaurantes en los que el visitante podrá degustar la gastronomía típica de la zona.
Haciendo un recorrido por nuestra historia, como resultado del ramal directo de la Vía Augusta entre Elche y Cartagena, Bigastro fue lugar de descanso de señores y guerreros, donde se han encontrado piezas arqueológicas datadas del Imperio Romano.

Pasando por el enclave del Auditorio Municipal Francisco Grau, durante la primera mitad del siglo XX fue el lavadero municipal. La casa parroquial, anteriormente pósito de la casa señorial (lugar donde debía almacenarse el cereal una vez acabada la cosecha). Y pasando por escenarios protagonistas de las Guerras Carlistas y Guerra de Sucesión.

 

Zona de la huerta tradicional.
Época: Siglo XVIII
Dificultad: Baja
Duración: 3,5km (45 min)
Descripción del área:
En la zona de la huerta nos encontramos tres áreas diferenciadas:
• Huertos ecológicos con casetas de aperos, lugar en el que podemos apreciar diferentes etapas de la huerta, una forma de conocer la cultura agrícola que nos caracteriza.
• Espacio de degustación, donde el visitante podrá degustar productos típicos de la huerta tradicional de Bigastro.
• Pérgola y mirador, donde se puede disfrutar de una vista panorámica privilegiada de la extensa huerta y los pueblos cercanos al municipio de Bigastro.
La huerta tradicional es uno de los principales atractivos que ofrece nuestro entorno. Nos adentramos en nuestro recorrido hacia la huerta en el siglo XVIII, pasando por el molino hidráulico harinero construido en 1770 el cuál funcionó hasta la primera mitad del siglo XX, un pueblo dedicado enteramente a la agricultura era obligado a moler su cereal en ese molino.

En tiempos de guerra los caminos de la huerta servían de paso a estraperlistas, encargados de introducir en el municipio, a través de vías poco acostumbradas, los alimentos básicos que requerían sus habitantes, evitando así los impuestos.
En definitiva, una preciosa ruta que os hará adentraros en la historia con recorridos suaves para disfrutar en familia.

Área de la Pedrera

El Área de la Pedrera comprende más de medio millón de metros cuadrados. A poco más de dos kilómetros de Bigastro contiene mas de 30.000 árboles.

En el mismísimo corazón de la Vega Baja. LA PEDRERA se eleva sobre los riscos más altos de la Cañada de la Umbría. Desde su formidable atalaya se accede a las más bellas panorámicas del hondo y ancho Valle del Segura, que se extiende desde nuestros pies hasta el mar en un paisaje siempre sorprendido por la luz y el verde de los frutales.

Pero LA PEDRERA no es sólo un paraje de excepcional belleza. En los últimos años, y gracias al permanente interés y esfuerzo del Ayuntamiento de Bigastro, se ha convertido en una de las áreas de ocio más singulares de la provincia de Alicante y en una referencia obligada para quienes aman la naturaleza y desean integrarse plenamente en ella.

Es, además, una alternativa turística entre la montaña y la playa. La respuesta de la huerta a la llamada del ocio. La réplica del interior a la costa. Un guiño de autosuficiencia al mar con reclamo incluido: “Antes, gire a la derecha y descubra la huerta en estado puro”. Las palabras no se oyen, pero se presiente el mensaje.

La naturaleza en estado puro. Para dejarse guiar por la transparencia del aire, la desnudez de la tierra y la limpieza del silencio. Alojados en una cabaña de madera o en una barraca valenciana. Instalados bajo el techo de nuestra propia tienda de campaña.

Acompañados por una mochila en la solitaria aventura del senderismo entre naranjos y almendros. Solazados por el buen yantar de una cocina que combina la dieta mediterránea con los productos de la fértil huerta.

Todo, naturalmente, en el ambiente desinhibido y cordial de la serranía, mientras tocamos con la mano la copa de los limoneros o nos embelesamos ante los altos de una liebre desenmascarada en el refugio de su libertad.